Radio Hola-Atizapán Escucha en alta fidelidad Entrar

Ramos dice que Maduro se siente fuerte aunque chavistas lo están abandonando

Escuchar Nota :


El periodista de Univisión Jorge Ramos dijo hoy en Miami tras su retención este lunes en el palacio presidencial venezolano, que Nicolás Maduro se siente fortalecido pese a que ha perdido apoyo de chavistas y enfrenta al opositor Juan Guaidó, “un líder con imaginación”.

Ramos y su equipo de producción llegaron a Miami en un avión comercial, deportados y sin sus equipos, que les fueron confiscados después de que Maduro abandonase de manera abrupta la entrevista que le realizaban el lunes.

El periodista mexicano aseguró a la prensa en el Aeropuerto Internacional de Miami que Maduro se enfadó cuando le mostró un video que había grabado de gente comiendo desperdicios de un camión de basura, que el mandatario trató de tapar la grabación y “no aguantó y se fue”.

Durante los 17 minutos que duró la entrevista, Ramos dijo que vio a un Maduro “fortalecido” por lo que pasó el fin de semana en la frontera con Colombia con la ayuda humanitaria, que no pudo ser ingresada a Venezuela como estaba planeado por la oposición.

Indicó que el mandatario se sentía seguro de que iba a ganar la entrevista, ya que desde el primer momento en que fue solicitada Maduro consideró que iba a ser más un “debate”.

El periodista dijo que Maduro estaba confiado y por eso les dio la entrevista fácilmente y sin pedir por anticipado las preguntas.

Sin embargo, Ramos señaló que Venezuela ahora es diferente porque aquellos que apoyaban al expresidente Hugo Chávez le “están volteando” la espalda a Maduro, y también por Guaidó, quien ha sido reconocido como presidente interino por medio centenar de países, incluido EE.UU., y la mayor parte de los de la UE.

“Millones de venezolanos no se están dejando”, agregó.

El periodista de la cadena hispana aseguró que la retención del equipo periodístico de seis personas muestra la “naturaleza dictatorial” de Maduro.

“Si esto nos lo hacen a nosotros, imagínate lo que le harán a los periodistas y a los ciudadanos venezolanos”, subrayó.

Ramos manifestó que la entrevista que Maduro le “robó” también fue grabada por tres cámaras del Palacio de Miraflores e instó al chavista a que “tenga los pantalones” de emitirla.

Según Ramos, un periodista conocido en toda América Latina y EE.UU., Maduro no se da cuenta que “fuera de la burbuja de Miraflores las cosas son distintas”.

Sobre una intervención militar en Venezuela, el periodista señaló que es una decisión que le corresponde a los venezolanos.

Preguntado sobre la posición de neutralidad del gobierno mexicano sobre la crisis venezolana, Ramos dijo que no quería hacer “declaraciones políticas”.

Agradeció el “maravilloso” acompañamiento de funcionarios de la embajada mexicana en Caracas, que los escoltaron en su camino del hotel al aeropuerto.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que sigue reconociendo a Maduro como presidente e insiste en una salida negociada en Venezuela, lamentó la retención de periodistas al considerarse partidario de la libertad de expresión.


Los profesionales estuvieron retenidos dos horas y media en el Palacio presidencial de Miraflores, durante las cuales una de las productoras alcanzó a avisar a la cadena hispana que no los dejaban salir.

Eso, según dijo Ramos, ayudó a que fueran liberados pronto porque los medios comenzaron a informar del hecho y los funcionarios de Miraflores se dieron cuenta de esa difusión.

Ramos regresó hoy a Miami con el equipo que llevó a Venezuela para entrevistar a Maduro, incluidos dos periodistas venezolanos.

Entre tanto, el Gobierno de Maduro, a través del ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, ha dicho que no se presta para “shows baratos”, como calificó las denuncias de Ramos y su equipo.

Venezuela vive una situación de inestabilidad política desde el 10 de enero, cuando Nicolás Maduro volvió a tomar posesión del cargo de presidente tras imponerse en las elecciones de mayo pasado, no reconocidas por parte de la comunidad internacional y por la oposición.

El 23 de enero, Guaidó invocó varios artículos de la Constitución venezolana para defender que, como jefe del Parlamento, podía declararse presidente interino del país al considerar “ilegítima” la toma de posesión de Maduro.

Comenta con tu cuenta de Facebook