Radio Hola-Atizapán Escucha en alta fidelidad Entrar
miércoles 16 de octubre del 2019

#Nacionales LENTA Y LEJANA LA ENTREGA DE VIVIENDAS A PERSONAS DAMNIFICADAS

Escuchar Nota :


A dos años del sismo del 19 de septiembre de 2017, que afectó al Estado de México, Puebla, Morelos, Guerrero, Oaxaca y la Ciudad de México la reconstrucción de las viviendas afectadas aún se vislumbra lenta y lejana pues el gobierno federal, reportó que hasta el momento hay un avance del 26 por ciento a nivel nacional.

En el caso específico de la Ciudad de México, César Cravioto Romero, titular de la Comisión para la Reconstrucción, informó que hay un avance del 30 por ciento en la reparación de inmuebles en la capital por lo que estimó que estas labores terminen en el 2021; pero la gran mayoría de las personas damnificadas aún viven en la incertidumbre, sorteando la división de sus familias, problemas económicos y de salud.

Francia Gutiérrez, damnificada del edificio 1C del Multifamiliar Tlalpan -colapsado durante el sismo- e integrante del colectivo de Damnificados Unidos de la Ciudad de México (DUCDMX) señaló en entrevista con Cimacnoticias que estos 2 años tuvieron que haber sido suficientes para darle solución a la emergencia.

“Hubo muchos responsables para que no pudiéramos regresar a casa… no sabemos cuánto tiempo más va a pasar para quienes están en la fila para la asignación de recursos o esperar la ejecución correcta de las obras y del presupuesto que se les asigne.” Damnificada del 19S
Este retraso en la atención a la población damnificada es evidente en zonas de la periferia de la ciudad, como es el caso de la Alcaldía Tláhuac -que pese a que en el censo de la Plataforma CDMX de la Comisión para la Reconstrucción está registrada como una de las más afectadas – apenas en 2019 se ven trabajos de reconstrucción.

“Empezaron el primero de abril y el 20 de agosto me entregaron mi casa terminada, pero hay otras vecinas que van muy lento o apenas están con los cimientos…” dijo para Cimacnoticias Corina Hernández, vecina de la colonia del Mar en esta alcaldía.

Existen datos de la Comisión para la reconstrucción que revelan que de las 193 empresas que fueron contratadas para esta labor al menos 55 tuvieron que abandonar las tareas debido a que no cumplieron con los contratos, registraron sobreprecios o bien tuvieron retrasos en la entrega de las viviendas como es el caso de los predios de la colonia del Mar donde operan las constructoras Cainsa, Moriat y RDM, estas dos últimas retiradas a petición de las personas que integran el Comité Organizador del Mar, que también pertenece a DUCDMX.

Las mujeres que buscan recuperar su patrimonio

A pesar del amplio reconocimiento al derecho a la propiedad individual y colectiva contenido en el artículo 17 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, los desastres naturales tienden a afectar a mujeres y hombres de diferentes maneras. En este caso, las damnificadas se han organizado para recuperar sus viviendas. Se convirtieron en expertas en trámites, trabajos de construcción y cierres de calles para exigir su derecho a la vivienda digna, además de trabajar y cuidar su casa –en la condición que se encuentre- y a sus familias.

La doctora Olivia Domínguez Prieto, quien vivía en el edificio de Pestalozzi 27 en la colonia Narvarte, comentó en entrevista con Cimacnoticias que el sismo golpeó a todas y todos por igual pero “han sido las mujeres – de Damnificados Unidos- las que hemos tenido un poco más de resistencia para dar la cara y enfrentar la situación”. Añadió que muchas han tenido procesos personales en los que han pasado de ser tímidas a realmente tomar la palabra en las reuniones con autoridades para exigir sus derechos.

La Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW) menciona especialmente el derecho de las mujeres a no ser discriminadas cuando se trata del derecho a la propiedad y todos los Estados que hayan ratificado las convenciones de la ONU están obligados a respetar, proteger y satisfacer el derecho de sus habitantes a una vivienda adecuada, sin discriminación.

En ese sentido la nueva Ley para la Reconstrucción Integral de la Ciudad de México tiene como principios rectores la inclusión y la equidad de género para “evitar los formalismos jurídicos innecesarios que retrasen la solución pronta, expedita y adecuada” de la redificación de los hogares, pero a la fecha no tiene ningún plan para garantizar ese derecho a las mujeres afectadas por el sismo, ni de las personas mayores o enfermas, la gran mayoría del colectivo de Damnificados Unidos de la Ciudad de México, quienes a 2 años del siniestro han visto deteriorada su salud o han muerto en el camino de ver su patrimonio reconstruido.

Salud, familia y economía

Considerando el número total de personas que se registraron ante el Gobierno de la CDMX como damnificados tras el sismo del 2017 -aproximadamente unas 100 mil personas- a la fecha sólo unas 20 mil han podido regresar a sus hogares, el resto vive en lugares rentados, con otros integrantes de su familia y en otros casos, en albergues o campamentos afuera de lo que queda de sus casas.

Es el caso de Olivia Hernández, habitante del Multifamiliar Tlalpan, quien dijo en entrevista para Cimacnoticias que lo más doloroso para ella a 2 años del sismo es no poder convivir con su familia en el mismo techo.

“Mi esposo sigue en Cuba, iba a regresar en septiembre –del 2017- y luego paso lo del sismo y no ha podido regresar… mis hijos tuvieron que irse a rentar cerca de sus escuelas y yo vivo con mi hermana en el oriente de la ciudad” comentó la también propietaria de un departamento del edificio 3C de la Unidad Habitacional Tlalpan añadiendo que su salud se ha visto afectada por los constantes traslados que realiza desde el 2017 los cuales agravaron su problema de movilidad en la pierna de derecha debido a su artritis reumatoide.

Trinidad Godínez, quien vivía en Ámsterdam 27, en la colonia Hipódromo Condesa, cuida de su madre y vive con otros familiares luego de que su casa resultara afectada por el sismo.

“En octubre de 2018 mi madre sufrió un infarto cerebral…Es duro ver que cada día esta más minada su salud, me preocupa y me angustia porque esa responsabilidad recae sobre mi” dijo para Cimacnoticias añadiendo que también muchos de sus vecinos han muerto por complicaciones de enfermedades crónicas por el hecho de no vivir en sus casas además de que muchos sufren secuelas psicológicas como depresión o ansiedad.

Por otra parte existe el problema económico, pues pese al “Apoyo a renta” que otorga 4 mil pesos mensuales a cerca de 9 mil 300 familias para el pago de alquiler de las personas que lo requieran, es una cantidad que apenas cubre las necesidades de las y los damnificados por lo que la opción para muchos de ellos y ellas es vivir con sus familiares, quedarse en espacios reducidos o incluso en campamentos o albergues improvisados y sobrevivir con el apoyo otorgado para cubrir gastos de alimentación o transporte; como el caso de Ivonne Ballesteros, quién vive en un campamento al lado de lo Multifamiliar Tlalpan, en reconstrucción junto con su madre y su hija de 8 meses. “Ha sido duro, pero ya vemos cada vez más cerca el regreso a nuestras casas” dijo.

Para todas las personas damnificadas ha sido un tiempo que se ha pasado rápido por todo lo que han conseguido, pero a la vez ha sido lento por el avance de las autoridades capitalinas, mismas que han menospreciado la labor realizada y han mostrado poca empatía por la situación, por lo que las personas damnificadas recuerdan a la población de la capital que la emergencia continúa ahora más que nunca porque los apoyos y donaciones ya no llegan y muchos siguen en la calle y no saben cuánto tiempo más tendrán que resistir.

Comenta con tu cuenta de Facebook