Radio Hola-Atizapán Escucha en alta fidelidad Entrar
miércoles 30 de septiembre del 2020

Migrantes exigen a México comida, con los puños arriba gritaron…

Escuchar Nota :


Cientos de personas en busca del sueño americano provenientes de Centroamérica, Cuba y Haití escaparon del centro de detención migratoria del sur de México y con los puños arriba gritaron: ‘¡Queremos comida! ¡Queremos salir!’.

El hecho se trata del mayor escape masivo en la historia reciente nacional, que denotó que el gobierno se viera rebasado por el flujo de migrantes, cuyas exigencias salen del control de las estrategias que ya se han implementado.

En el municipio de Tapachula, Chiapas, que colinda con la frontera de Guatemala, pobladores reportaron centenares de personas corriendo por las calles la noche del jueves pasado; añadieron que algunos migrantes iban en pésimas condiciones, semivestidos o invadiendo furgonetas que pasaban para escapar.

Los agentes de inmigración se encontraban desarmados, por lo que no les fue posible ejecutar ninguna acción efectiva para evitar el inminente escape de los cientos de migrantes.

Algunas personas que cuentan con familiares en el centro de detenciones Siglo XXIcomentaron que el escape se dio por un pleito por comida y espacio para pasar la noche, ya que el lugar cuenta con recursos insuficientes para la cifra de personas que buscan atravesar el país.

Las autoridades de la institución reportaron la fuga de al menos mil 300 personas que fueron detenidas, manifestando también que los migrantes duplicaban la capacidad del lugar ya que el lugar está pensado para albergar a poco menos de mil individuos; además, apuntaron que poco más de 700 fueron recapturados o habían regresado el viernes a mediodía.

Migrantes como el cubano Laisel Gómez Cabrera, con actual residencia en Texas, externó su preocupación por su esposa, Anisleidys Sosa Almeida, que estuvo recluida en el centro varias semanas.

Asimismo, relató que el viernes estuvo parado afuera de la estación, actividad que ha intentado hacer casi todos los días desde que su esposa fue detenida, con la intención de obtener toda la información posible sobre ella; mientras hacía su habitual manifestación en el centro, se percató de la pelea en el centro antes del escape, y explicó que fue provocada por la sobrepoblación al interior.

Hicieron que se pelearan entre ellos por un espacio, para poder alcanzar comidita y demás. Entonces ya no aguantaron, y se amotinaron… y se fueron”.

Usmoni Velázquez Vallejo, otro migrante, añadió que la preocupación por su esposa y su hijo al percatarse de la situación, ya que han pasado 27 días entre la sobrecapacidad del establecimiento y malas condiciones alimenticias.

Hay hacinamiento, no hay comida suficiente y ni siquiera tienen medicamentos”.

Raisa Torres Espinosa esperaba noticias de su hija, Cynthia Bárbara, su hija de 21 años, quien se encontraba detenida en el centro junto con su esposo; la madre consternada explicó que la pareja salió de Cuba recientemente, en una travesía desde Panamá hasta México, donde los detuvieron.

Torres Espinosa parafraseó a su hija, diciendo que las condiciones en las que la pareja vivió en el centro fueron ‘malísimas’ e iban peor, y aseguró que esta semana ingresaron 20 camiones con migrantes, todos recluidos en el mismo lugar.

Por su parte, Gómez advirtió su sospecha sobre la actuación de las autoridades, quienes, posiblemente abrieron las puertas el jueves por la noche a fin de aligerar la sobrepoblación con pleno conocimiento de que aquellos que hayan escapado, no podrán solicitar visa alguna en el futuro: ni humanitaria, de asilo o residencia en el país.

Los que se van, van a tener una ficha roja”.

También destacó que cree que cualquier indocumentado que logró escapar del centro y sea recapturado, tendrá una deportación inmediata.

Asimismo, se reportó que entre jueves y viernes, algunos autobuses llegaron para desahogar las instalaciones del centro llevándose a mujeres y menores; no obstante, aun con las pequeñas mejoras que puedan implementarse al interior, numerosas familias cubanas manifestaron su desesperanza por ser deportadas, y señalaron que el gobierno cubano podría negar el acceso laboral y académico a las personas deportadas.

Las condiciones de los migrantes cubanos han decaído desde la disposición de Barack Obama, expresidente de Estados Unidos, en 2017, de cancelar la posibilidad de las personas de la isla a solicitar la residencia inmediata, una iniciativa mejor conocida como pies secos, pies mojados.

Como informó Le Neta Noticias, la situación llegó a oídos del papa Francisco, quien realizó una donación de 500 mil dólares. (9 millones 470 mil 300 de pesos) destinada a las instituciones religiosas en México que se encargan de apoyar a los migrantes que buscan llegar a Estados Unidos, a fin de garantizar alojamiento, ropa y alimentos.

El papa emprendió esta acción porque las comunidades eclesiásticas de la zona han rebasado su límite en los rubros antes mencionados, por lo que con este apoyo, se espera que los migrantes puedan seguir con su travesía por el sueño americano.

Con información de El imparcial

Comenta con tu cuenta de Facebook