Radio Hola-Atizapán Escucha en alta fidelidad Entrar

En 1993 el peso mexicano costaba 3500 pesos por 1 dólar, el poder adquisitivo era excelente

Escuchar Nota :


México. 1993.

El peso gozaba de una salud “estable”, 3,500 pesos por 1 Dólar. El poder adquisitivo de la población era bueno, podíamos comprar cosas de importación, las aduanas año con año registraban cientos de miles de toneladas de mercancía extranjera cruzar por las fronteras.

De pronto, Salinas nos despojó de esa salud, el PRI en sus vueltas y vueltas y mas vueltas gobernando al país siguió saqueando las arcas de esta Nación. El peso se empezó a desmoronar, de 3,500 pasamos a 5,000, luego a 6,200… luego la inflación llegó al 100%… el peso costaba 7,000 pesos por Dólar, se debilitaba rápidamente al no existir fluidez. La gente estaba cada vez mas amolada, alcanzaba menos, tenías que cargar mas billetes de alta denominación para comprar menos cosas.

El Gobierno Federal PRIISTA reaccionó con una brillante idea, en vez de dejar de robarnos el dinero a los Mexicanos, mejor le quitó 3 ceros a la moneda ¿el concepto? Evitar que los mexicanos carguemos enormes cantidades de dinero en nuestros bolsillos, por lo que, de cargar 7,000 pesos, ahora solo cargaríamos 7.

Se hizo la enorme campaña de cambio de denominación. La casa de la moneda, el Banco de México y cualquier dependencia estaba obligada a aceptar las nuevas monedas y billetes cuyo valor se perdió mil veces. Quedando así:

1000 pesos = N$1 100,000 pesos = N$100

1,000,000 pesos = N$1000

Nos convertimos entre 1993 y 1995 en un Venezuela actual. El peso nunca recuperó sus ceros, el país aceptó esto a punta de balazos. El nuevo peso, sin embargo, siguió muriendo ante el dólar. Con desesperación me tocó ver como de 7 pesos pasamos a 10, a 12, cuando llegó a 15 pesos nos estábamos ahogando… y llegó de tajo a gobernar el PAN. 12 años el peso se mantuvo estable, pero sin recuperarse, cuando regresó el PRI con Peña el Peso cumplió “mayoría de edad” al costar 18 pesos por cada dólar y recientemente llegó a 20 pesos.

Si quitamos el “disfraz” del Nuevo Peso, nuestra moneda vale 20,000 pesos por cada Dólar, es decir, pasamos de 3,500 pesos a 20,000 con una devaluación de mas del 500% … ¡y aquí estamos!

México, 2018.

La pobreza es una forma de controlar a los pueblos, mientras mas necesidad exista es mas fácil convencerlos por unos pesitos de votar por quien controla los apoyos, programas de gobierno y demás, por lo que el temor de esta Nación tiene dos caras:

1.- Los que están en el poder y sus simpatizantes. Si el PRI cae, tanto funcionarios como simpatizantes perderán su estilo de vida, su manera de presumir que son del partido con “fuerza” y la sensación de ser “intocables” se esfumará. Los privilegios a los que muchos ya se acostumbraron se perderán y muchos mas tendrán que conseguir un empleo formal. Los mas renuentes esperarán 6 años a ver si logran recuperarse.

2.- La gente en situación de pobreza extrema cree que si el PRI pierde los apoyos que les dan se perderán y probablemente morirán de hambre, pero es una falsedad. El asistencialismo (pese a que no estoy de acuerdo con este método) no desaparecerá en el corto plazo. Falta mucho para que el Gobierno Federal entrante corte los apoyos a la gente necesitada y la razón es muy, pero muy simple. Si el próximo gobierno es astuto, sabrá que el país no puede avanzar si tiene gente pobre y sin empleo. Primero hay que crear trabajos y luego ofrecerlos a esa gente. Si no quieren trabajar, valor entendido que les encanta vivir en la miseria y en espera de que, literalmente, los mantenga el gobierno.

¿Venezuela? ¿Ese es tu miedo, Mexicano? Bien pareciera que no tienes ni memoria, ni dignidad, caray… Esta generación de jóvenes nacidos después del 98 crecieron con el valor del nuevo peso, tal vez lo que narro les parezca ciencia ficción o un invento, pero si tuvieran la voluntad de investigar, sabrían que Venezuela YA ocurrió y que a pesar de eso, la gente y no los políticos fuimos quienes levantamos y sostenemos a este país. No luchamos ni nos quejamos del PRI por moda o por llevar la contraria, no nos apasionamos por un color o un partido, nos enchilamos por que estamos cansados de trabajar y trabajar y no progresar, pero si tenemos que ver como la clase política tiene Casas Blancas (CDMX), compra terrenos en Tixkokob (Yucatán), como le arrebatan casas a personas dejándolas en la calle (Oaxaca), como saquean y venden nuestro petróleo (Campeche), como privatizan playas(Quintana Roo), agua potable, zonas turísticas, cenotes… e incluso vimos como destruyen manglares (cancún), y como le han suministrado agua destilada en vez de quimioterapias a NIÑOS con cáncer, niños que perdieron la batalla por que a un político… le dio por robar.

¿Venezuela?… déjame leer tus argumentos.

Comenta con tu cuenta de Facebook