Radio Hola-Atizapán Escucha en alta fidelidad Entrar

En medio del desorden y anarquía viven los damnificados en albergue en Juchitán

Escuchar Nota :


Oaxaca .Aunque el auditorio del Instituto Tecnológico de Juchitán fue habilitado como albergue por las autoridades, este presenta fracturas y desprendimientos severos, por ello, las personas que acuden a refugiarse a este sitio, duermen afuera, en los prados, en pequeñas casas de campaña o encima de colchonetas. Aquí vienen porque sus casas resultaron dañadas y por miedo. Afuera andan los malandrines robando y haciendo fechorías. En las calles la cosa “está brava”.
En este lugar, a cargo de la Policía Municipal y la Marina, no hay un censo, se puede tener acceso solo dando el nombre en la entrada. Y con ello, le dan a uno una colchoneta proporcionada por el DIF.
A partir de ahí, se puede elegir algún área desocupada para pasar la noche, alguna parte en  las jardineras en donde hay hormigas arrieras o en los cajones de estacionamiento.
Los niños duermen en donde los coloquen sus padres, en la hamaca o en las colchonetas individuales que entregan en el albergue. Ellos no dimensionan la tragedia y deambulan y juegan con lo que encuentran porque sus juguetes quedaron abajo de los escombros.
Aquí se puede disponer de agua embotellada, hay baños que ya están sucios, sin agua.  El olor a orines y excremento puede apreciarse desde lejos.
“Busquen una cubeta y échenle agua al baño porque a nosotros no nos dieron la orden de lavarlos” le dice una policía un poco molesta a una señora que pregunta por el sanitario.
Algunas mujeres usan el baño aún sucio y con mal olor, lleno de papel sanitario desbordado en los cestos de basura. Otros realizan sus necesidades en los prados.
Este estacionamiento también es ocupado por las unidades del programa IMSS-Prospera, que pasada la media noche se guardan aquí haciendo imposible el descanso con el continuo ruido de los motores. Es un ir y venir de personas por todo el patio.
Antes de la medianoche también los radios de los policías municipales dieron cuenta de una persecución de  delincuentes, quienes a bordo de una camioneta blanca y con un altavoz pedían a las personas abandonar sus casas por otro sismo que no tardaría en presentarse. Esto según los juchitecos para que abandonen sus casas y puedan entrar libremente a robar.  Un segundo perifoneo de las autoridades desmienteel aviso. Pero los damnificados ya están listos para ir a defender hasta con la vida su patrimonio.
“Hay que tener mucho cuidado porque también se están robando a los niños”, dicen, aunque no hay una versión oficial que lo confirme. Pero se escuchan balazos y persecusiones.
En un espacio sin orden, los pobladores solo llegan a pasar la noche, ya  que se sienten seguros a cielo abierto, sin techos, sin ningún tipo de construcción que piensen se les pueda caer encima mientras duermen un poco, por la mañana toman sus mochilas y se retiran al trabajo o a cuidar lo poco que quedó de sus casas.
Los soldados de la Marina hacen su mejor esfuerzo, ellos limpian el área, recogen con sus manos la basura y la trasladan fuera de este espacio.
También preparan el desayuno que entregan a partir de las 8:00 horas  con tortillas calientes, pan, atole y agua.
Solo hay que formarse para que los soldados, de manera amable repartan el  desayuno a las mujeres, hombres y niños por igual. Hay muchas personas que aprovechan la fila para formarse y obtener algo de comer gratis.
Aquí también esta instalado un centro de atención de primer contacto y evaluación de pacientes del Instituto Mexicano del Seguro Social.
Ya hay muchos niños y adultos mayores con tos.

Comenta con tu cuenta de Facebook